Noticias de Pando

Detienen a dos brasileños en Cobija con 230 litros de diésel de contrabando

COBIJA/PERLA DEL ACRE

En la tranca Internacional que conecta a Cobija (Pando) con Epitaciolandia (Brasil), la Policía aprehendió a dos personas brasileñas y secuestró un vehículo en el cual transportaban de forma clandestina más de 230 litros de diésel, con destino al vecino país.

     De acuerdo al informe preliminar, el viernes 7 de junio, a horas 13:45 aproximadamente, en un control rutinario en la tranca Internacional se interceptó un vehículo marca Fiat, color plomo, con placa de control ALB-1685, conducido por Pedro C.S.R. y su acompañante Talis N.Ch., ambos de 20 años de edad.

     En la requisa al motorizado se encontró en el maletero 6 bidones con contenido de diésel oíl, 3 de 50 litros y 2 de 30 litros, y en la parte interior asiento trasero un bidón de 20 litros, haciendo un total de 230 litros de diésel oíl aproximadamente.

     Se realizó la aprehensión de ambos sindicados y fueron remitidos a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), horas después el caso pasó al Ministerio Público cuya instancia inició proceso por presunto delito de Almacenaje Comercialización y Compra Ilegal de Diesel Gasolina y Gas Licuado de Petróleo (GLP).

     “Todos los bolivianos sabemos que está prohibido el traslado de combustible a otro país, lamentablemente algunas personas se dedican al contrabando hormiga de carburantes que afecta a la economía del Estado y esto tiene sanción penal. Ahora nos damos cuenta que ciudadanos brasileños también se dedican a esta actividad ilegal”, mencionó un funcionario policial.

     La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) recuerda a la población pandina que el tráfico ilícito de carburantes está penado por la Ley 100 de Desarrollo y Seguridad Fronteriza, prohíbe el transporte de combustibles líquidos y Gas Licuado de Petróleo (GLP) en vehículos no autorizados, y almacenar el carburante en tiendas, depósitos o en domicilios particulares.

     El Código Penal sanciona con la privación de libertad de tres a seis años a las personas que almacenen o comercialicen carburantes sin autorización, además de la confiscación de motorizados y otros bienes e instrumentos que utilicen para cometer ese delito.

     En el presente caso, se inició la investigación para identificar la forma que adquirieron el combustible y la probable participación de otras personas. Asimismo, la ANH recopila una serie de datos con el objetivo de identificar a otros implicados.

Comparte